Linkedin ¿Debo aceptar todas las invitaciones a conectar?

Estos días, estoy preparando una pequeña charla sobre Linkedin y como no podría ser de otra forma, he rastreado la web a ver qué contaban otros profesionales del sector. De esta manera, me he topado con un vídeo de Pedro de Vicente, el autor de Exprimiendo Linkedin, un blog que sigo desde hace años.

La verdad es que es la primera vez que le oía en una charla, y me ha parecido muy buen comunicador, directo y sin tontadas. Práctico. Y esto, me lleva al enunciado de mi artículo ¿Debo aceptar todas las invitaciones a conectar de Linkedin? Estoy en Linkedin, desde que en el 2009 leí en el País Digital, que si quería encontrar trabajo debía abrirme un perfil en esta red… ha llovido mucho desde entonces..

Comencé buscando gente de mi entorno, profesionales con los que había trabajado, posibles directivos que podían darme trabajo y poco a poco.. fue creciendo mi red de contactos. Linkedin además, fue para mí, la red que me sacaba de dudas, donde profesionales con mucha más experiencia en el mundo digital se prestaban a ello.

Poco a poco, mi branding personal fue creciendo, y las invitaciones fueron llegando. Si entendemos que Linkedin es una red social escaparate de tu mundo profesional, no tiene ningún sentido que no aceptes a aquel que se ha molestado en contactarte. Hemos de entender que cuanta más gente esté vinculada a tu red de Linkedin, más visible será tu perfil y más cobertura alcanzarán tus comunicaciones.

Dejemos atrás ridículos miedos a ¡me quieren robar los clientes, porque quieren saber a quién estoy conectado! ¿por qué dice que es mi amigo si no me conoce de nada?… Si conectas con la «competencia» también podrás acceder a sus contactos… Y si alguien te contacta diciendo que es tu «amigo» y no lo es, pensemos en las trabas que pone Linkedin para conectar con alguien que no conoces.

En fin, después de escuchar a Pedro de Vicente en este vídeo que os dejo, estoy más convencida que nunca, que la estrategia que estoy siguiendo es la adecuada. Y si alguien me contacta, ya sea para venderme algo, para pedir trabajo o para pedir ayuda, yo seguiré aceptando su invitación, sencillamente, porque a mí también me beneficia.

Os animo que veáis atentamente este vídeo, porque no tiene desperdicio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.